Negocios Destacados

Imprimir

El Escudo de Puerto Rico

 

El Escudo de Armas del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, otorgado por el Rey Fernando en virtud de la Real Cédula del 8 de noviembre de 1511, es el único que en Hispanoamérica está actualmente, y desde la conquista, en uso oficial. Fue reconfirmado y adoptado como tal mediante la Ley 7 del 8 de agosto de 1952, según enmendada por la Ley 142 del 3 de junio de 1976.
Dicha Real Cédula describe el blasón como "un escudo verde y dentro de él un cordero plateado encima de un libro colorado e atravesado por una bandera con una cruz e su veleta como la trae la devysa de Sanct Joan e por orla castillos e leones e banderas e cruzes de Iherusalen e por devysa una F. e una Y. con sus coronas e yugos e flechas e un letrero a la redonda de la manera siguiente: Joanne est nomine jus".
El color predominante es el verde. Dicho color era el usado en los comienzos de la era Cristiana con alusión a San Juan Bautista, como símbolo de la yerba o vegetación cuando éste predicaba en la selva desierta de Judea. El cordero plateado indica el color blanco y puro que corresponde a la figura del Cordero de Dios, el Agnus dei, identificado con Jesucristo. El libro colorado representa el Libro de los Siete Sellos o Apocalipsis del Apóstol San Juan.
Los castillos y leones son símbolos del reino colonizador. Las banderas y cruces de Jerusalén son símbolos de San Juan Bautista, nombre dado a la Isla, e invariablemente unido al nombre de Jerusalén. La F. y la Y. se refieren a los nombres de los monarcas Fernando e Ysabel; y el haz de flechas y el yugo representan ideogramas para las iniciales de los nombres de los Reyes Católicos, F. e Y. Los haces de flechas constan del misterioso número siete, que tanto se repite simbólicamente en el Apocalipsis.
Nuestro Escudo de Armas en un símbolo viril en el cual todo buen hijo del país debe ver reflejada su historia gloriosa, constituyendo un poderoso y vital estímulo que, junto a nuestra bandera y nuestro himno, incite a imitar y tratar de superar las virtudes, el valor heroico y los méritos personales de nuestros antepasados.

El Gran Sello de Puerto Rico



Las figuras que aparecen en el Gran Sello de Puerto Rico, son inspiradas en las que figuran en el escudo que la Corona Española otorgó a Puerto Rico a principios del Siglo XVI.
En el centro verde aparece un cordero que se usa en el presente sello para representar la paz y la serenidad. Sobre el cordero hay una haz de flechas simbólico de la fuerza creadora. Más arriba aparece un yugo que en este sello representa la unión y armonía de esfuerzos para grandes logros. Las letras F e I, iniciales de Fernando e Isabel, Reyes de España al descubrirse Puerto Rico, evocan un gran esfuerzo pionero. La inscripción reza “Juan es su nombre”, pues Puerto Rico se llamó originalmente San Juan. En la bordura blanca aparecen torres de Castilla, leones de León, cruces Potenzadas de Jerusalén y banderas españolas que nos evocan las antiguas raíces culturales hispánicas de Puerto Rico y forman marco a los símbolos centrales del sello.